domingo, abril 18, 2021
Inicio Psicología ¿Qué es el spanking? Descubre todo sobre esta práctica sexual

¿Qué es el spanking? Descubre todo sobre esta práctica sexual

Una nalgada juguetona puede encender el deseo entre cualquier pareja y unas cuantas pueden llevarlos a alcanzar el máximo placer. Por eso el spanking es una práctica tan común, de hecho, algunas chicas lo han hecho si darse cuenta.

Quizás en alguna ocasión le pediste a tu pareja que te diera una nalgada mientras se daban unos besos apretados o tú disfrutaste si él lo hizo espontáneamente, este comportamiento natural en las relaciones sexuales se interpreta como un juego o como un castigo que otorga placer.

En las próximas líneas te explicamos más acerca del spanking, cómo practicarlo con tu pareja y qué clase de juegos pueden llevar a cabo.

¿Qué es el spanking?

La palabra “spanking” hace referencia a una práctica sexual en la que se golpea con la mano o con algún objeto los glúteos de la pareja como parte de una actividad erótica. En la comunidad BDSM es una forma de disciplina.

El spanking se puede practicar como un juego previo al coito pero también como parte de los juegos de rol en donde hay una parte sumisa y otra dominante que es la que ejerce los azotes o el castigo a quien rompió una regla.

En la forma tradicional del juego la excitación máxima se alcanza mientras se reciben las nalgadas, que pueden ser más o menos fuertes dependiendo del grado de placer que alcance la persona que recibe. Por lo general, cuanto más fuerte es el impacto más disfruta la persona.

¿Cómo se practica el spanking como juego sexual?

La práctica de spanking es muy sencilla y por lo general se ejerce de forma libre, pero si quieres hacer de ella toda una actividad placentera te recomendamos seguir estos consejos:

  • Asegúrate de no golpear los isquiones, los azotes deben ir dirigidos hacia la parte inferior de los glúteos que es una zona con más terminaciones nerviosas para que la persona sienta placer y no dolor.
  • Para dar las nalgadas puedes utilizar tu propia mano, una correa o un instrumento de cuero o plástico.
  • Si el spanking forma parte de los juegos previos se puede acompañar con estimulación del ano o los genitales.
  • Debe realizarse con una pareja con la que tengas un alto nivel de confianza y tomando las medidas higiénicas correspondientes.
  • Se trata de una actividad consensuada, si una parte no la aprueba entonces se consideraría una forma de violencia.
  • Para evitar que la persona disciplinada se tense y no disfrute del juego es recomendable establecer los límites desde el principio.

Asumir roles para practicar el spanking

Una de las maneras de hacer el spanking como juego sexual es por medio de un juego de roles en donde uno de los integrantes de la pareja asume el papel de dominar y el otro el de dominado.

Para algunas parejas es divertido asumir roles ficticios, un ejemplo sería el de profesor estricto y estudiante indisciplinada o el de policía y chica traviesa. Es frecuente que las chicas sean quienes reciben las nalgadas pero si el hombre también las disfruta se podrían intercambiar los papeles.

No es necesario asumir un personaje ficticio para practicar el spanking, puedes ser tu misma durante el juego y simplemente disfrutar de los azotes.

Accesorios para practicar el spanking como juego sexual

Tus manos pueden ser una increíble fuente de placer durante el spanking pero también puedes ayudarte de algunos elementos como:

  • Cinturones, los mismos que utilizas para sujetar tus pantalones puedes llevarlos a la cama sólo asegúrate de que no tengan incrustaciones metálicas como remaches y de que el lado de la hebilla no va a tocar tu piel.
  • Rebenques, son trozos de cuero seco empleados para azotar al ganado y con esto dirigirlos, ten cuidado porque este material puede infringir más dolor que otros.
  • Bastones, se consiguen en sex shops y están pensados para estas prácticas, normalmente son de cuero y no son de gran tamaño.

Posturas para hacer spanking en pareja

En cualquier pareja el spanking puede llevarse a cabo durante cualquier momento del encuentro y en básicamente en cualquier postura sexual cómoda, por ejemplo, el perrito o la vaquera.

Una postura clásica para practicar el spanking como forma de disciplina es con la persona que va a dar las nalgadas, sentada y quien las va a recibir acostada sobre sus muslos. Es la misma imagen de un niño maleducado recibiendo una reprimenda por parte de su madre o cuidadora.

En esta posición se mantiene el contacto cuerpo a cuerpo, lo que puede resultar de por sí muy excitante y permite la movilidad de los brazos de la persona que va a ejercer la disciplina.

Seguramente te divertirás probando el spanking pero es importante que comuniques a tu pareja cómo te sientes durante la experiencia, se trata de un juego de placer no de una forma auténtica de castigo.

Francy Márquez
Soy profesora de Yoga certificada de la AIYY, investigadora y estudiante universitaria. Tengo una mente curiosa que no deja de asombrarse con el mundo y sé perfectamente por qué estoy aquí: Para vivirlo. Vive y aprende.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

RECIENTE