domingo, abril 18, 2021
Inicio Psicología Problemas de autoimagen más comunes en las chicas

Problemas de autoimagen más comunes en las chicas

Posiblemente ya hayas oído hablar de la autoimagen, y aunque no lo hayas hecho, no es difícil definir dicho término.

La autoimagen es la percepción que cada individuo tiene sobre sí mismo, tanto de su aspecto físico como de su carácter y personalidad.

Pero, ¿sabías que muchísimas chicas tenemos problemas de autoimagen que son muy difíciles de solucionar?

Los medios de comunicación han tenido un papel fundamental en la normalización de ciertas percepciones que para nada son correctas, y mucho menos saludables para la salud física y psicológica de las mujeres.

Es por ello que en este artículo te hablaremos sobre los problemas de autoimagen más comunes en las chicas, así como las formas en que podemos trabajar para remediar una autoimagen distorsionada.

¿Cuál es la importancia de la autoimagen?

La autoimagen, el autoconcepto y el autoestima, que se encuentran estrechamente vinculados entre sí, son determinantes a la hora de tomar decisiones, lanzarnos a nuevos proyectos y establecer relaciones significativas.

Una pobre autoimagen impedirá que desarrollemos todo nuestro potencial y que gocemos de un estado psicológico equilibrado.

Ahora bien, ¿cuáles son las causas de los principales problemas de autoimagen en las chicas?

  1. Medios de comunicación

Los medios de comunicación han influido e influyen en la autoimagen de cada persona, al establecer como norma patrones de belleza que a menudo son excluyentes.

Estos patrones cambian en dependencia de la cultura y la región, pero por lo general las chicas luchamos para mantenernos delgadas, con curvas acentuadas y piel clara.

Es así que las chicas que no entramos en esos estándares nos sentimos y somos consideradas menos atractivas, pues apenas somos visibilizadas por la industria cosmética y los medios de comunicación.

Ahora bien, ¿dónde entra la autoimagen en juego acá?

Cuando permitimos que los medios de comunicación nos hagan sentir poco atractivas. Cuando deseamos cambiar lo que somos sin llegar a sentirnos satisfechas, entonces ese constante bombardeo de los medios sobre lo que es bello y lo que no lo es ha hecho mella en nuestra autoimagen.

Una forma eficaz de solucionar este conflicto es acudir a personas de confianza ante las cuales podamos manifestar nuestra preocupación física. De manera que ellos nos ayuden a concienciarnos de cuál es nuestro estado físico real.

  1. Redes Sociales

Las redes sociales a menudo toman parte en la estrategia de grandes empresas de moda y cosmética para promocionar sus productos, mediante celebridades e influencers.

Y aunque a menudo estos se suman a causas como “Be Yourself/Love Yourself”, siguen siendo modelos atractivos por mucho que insistan en ayudar a crearnos una autoimagen positiva.

No sólo esto, sino que muchas chicas que comparten su vida y experiencias en redes son víctimas del ciberbully, siendo burladas por su aspecto físico o raza.

El bullying es un factor muy influyente. Aunque no todas las personas tienen la misma reacción, muchas llegan a creer que la causa de las burlas y abusos son ellas mismas por “sus defectos”, y no que se trata de un problema del bully.

Son lamentables las consecuencias que muchas veces tienen estas agresiones, desde autolaceraciones hasta suicidios.

A menudo las chicas que llegan a estas conductas suelen presentar una forma más agravada de una autoimagen negativa, se trata del Trastorno Dismórfico Corporal.

  1. Trastorno Dismórfico Corporal

El TDC también se conoce como dismorfofobia. Las personas que padecen TDC perciben que su defecto, el cual puede ser real o imaginado, es una deformación horrible.

Se examinan constantemente en el espejo o cualquier superficie reflectante, pues están seguros de que el único modo en que van a ser aceptadas por lo demás es ocultando su desperfecto.

Para esas personas, la aprobación social, el éxito y demás, están intrínsecamente vinculados a su aspecto personal.

Y aunque algunas sólo se la pasan lamentándose de su defecto, otras llegan a aislarse totalmente, hundiéndose en una espiral autodestructiva que puede llevarles incluso al suicidio.

Se calcula que un 2% de la población mundial ha sido diagnosticada con este trastorno, y las chicas somos más propensas a padecerlo.

Puesto que el TDC suele tener su inicio en la adolescencia, cuando comienzan por lo general los juicios basados en el aspecto, muchísimas personas tardan varios años en atreverse a consultar a un especialista.

¿Qué consecuencias tiene una autoimagen negativa o distorsionada?

Además de las claras consecuencias que una autoimagen negativa tiene para nuestra realización personal, una autoimagen distorsionada provoca a menudo que muchas personas se sometan a una cirugía estética para obtener una imagen ideal que nunca llegan a alcanzar.

Luego de cada cirugía sienten que son más hermosas, pero al tiempo vuelven a percibir su defecto y regresan al quirófano para una nueva intervención.

Otras personas llevan su rutina de ejercicio al extremo, acompañándolas con un consumo obsesivo de comidas que se consideran saludables con tal de crear el cuerpo ideal y así reducir su ansiedad.

Por desgracia, solamente logran deteriorar su calidad de vida, junto con una disminución del rendimiento académico o pérdida del empleo.

¿Cómo disfrutar de una autoimagen positiva?

Aunque no padezcas de este trastorno, está bien pedir ayuda si te sientes insegura con respecto a tu aspecto físico.

Es normal que queramos vernos más atractivas, siempre que sea para sentirnos bien con nosotras mismas.

Después de todo el ser humano siempre buscará la aprobación y la aceptación de los otros.

Vivir en sociedad significa integrarnos y ser aceptados como parte de la misma, ya que esto es necesario para la supervivencia y para la estabilidad psicológica.

Por ello, no se trata de que deje de importarte lo que los demás piensen de ti o que dejes de maquillarte y ejercitarte para sentirte más hermosa.

El problema es cuando permitimos que la opinión externa dicte cómo debemos lucir o quien debemos ser.

También es necesario que tomemos conciencia de nuestra individualidad, fomentar aún más el amor propio y aprender a evitar autovaloraciones negativas.

No debemos sobrevalorar nuestro aspecto físico. Este no es más que una pequeña parte de lo que somos, y como tal debemos darle el valor que corresponde.

Es necesario dar visibilidad a los problemas de autoimagen ya que muchas personas, sobre todo chicas, los padecen y desconocen cuánto puede llegar a afectar su calidad de vida.

¿Cómo consideras tu autoimagen? Cuéntanos tu experiencia, esperamos oír de ti.

Ailen Reina Domínguez
Soy redactora creativa especializada en temas de arte, cultura y literatura. Me entusiasma investigar y dar a conocer los diversos temas que captan mi atención. Como redactora en Chica Vital mi principal motivación es crear contenido que resulte útil, informativo y educativo, a la vez que interesante y divertido para todas y cada una de las maravillosas mujeres que se acerquen al blog. Mi pasión es escribir, por ello si necesitas contenido, no dudes en contactarme.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

RECIENTE